El “arte” de la mentira política no cambia, pero sí nuestra tolerancia hacia ella | Letras Libres
artículo no publicado

El “arte” de la mentira política no cambia, pero sí nuestra tolerancia hacia ella

Entre el recién lanzado Verificado.mx, que busca combatir las noticias falsas y las promesas de campaña irrealizables, y Lupa Ciudadana, el sitio contra la impunidad declarativa que Letras Libres lanzó en 2006, han pasado doce años y tres campañas electorales. Aunque las mentiras políticas no son menos rampantes que antes, nuestra tolerancia hacia ellas es claramente menor. 

En 2006, dos años después de que FactCheck.org se convirtiera en un foco de atención política al desmenuzar las declaraciones del debate por la vicepresidencia entre Dick Cheney y John Edwards, Letras Libres lanzó un sitio web llamado Lupa ciudadana, que dio seguimiento a la campaña electoral de los, en ese entonces, tres punteros presidenciales. En el sitio se recogían todas las declaraciones de los candidatos, ya fueran discursos, entrevistas, artículos que escribieran durante la campaña e incluso los brevísimos chacaleos, como se le conoce a las atropelladas entrevistas de banqueta. Cuando en estas declaraciones había propuestas de campaña concretas, estas eran analizadas por un panel de expertos que determinaban su factibilidad. La bandera del proyecto era ir “en contra de la impunidad declarativa” y a mí ese eslogan siempre me pareció rompedor y prometedor. Pero pronto descubrimos que “la impunidad declarativa” no era una preocupación, sino parte del folclore de lo que en ese entonces esperábamos de una campaña política. Las campañas eran para eso, para derrochar promesas, porque prometer no empobrece.   

Al año siguiente, el periódico más grande de Florida, el Tampa Bay Times, lanzó PolitiFact, un proyecto enfocado en verificar la información difundida por miembros del Congreso y la Casa Blanca. En 2009, año en que ganaron el primer premio Pulitzer otorgado a un medio digital, comenzaron con la tradición de “premiar” la "Lie of the Year". La del año pasado fue La interferencia de las elecciones rusas es una "historia inventada" y asumo que la de este va a estar seriamente competida.  

En 2015, Animal Político arrancó un proyecto de comprobación de datos llamado El Sabueso. Esta verificación sigue una metodología clara y transparente y la manera en la que comunican sus “olfateadas” se mantiene fiel a su marca: privilegiando el rigor y el profesionalismo sin olvidarse del humor y la sátira.

Aunque la esencia del trabajo del Sabueso es la misma que la que buscaba Lupa Ciudadana, con sus memes y gif no solo evidencian las mentiras y la incontinencia verbal de los políticos, sino que también los hacen ver ridículos. 

Finalmente, el domingo pasado nació Verificado.mx una propuesta de Animal Político, Newsweek en Español, Pop Up Newsroom y AJ+ Español a la que se sumaron más de sesenta medios de comunicación, que en este periodo electoral buscará enfrentar, con periodismo, las noticias falsas, las promesas de campaña irrealizables y las críticas sin fundamento. 

Entre Lupa Ciudadana y Verificado.mx han pasado doce años y tres campañas electorales. Si bien muchas cosas no han cambiado (y no me refiero a que ya saben quién sigue en campaña), toda vez que las mentiras políticas no son menos enrevesadas, cínicas, barrocas o rampantes que antes, sí hay una diferencia fundamental: nosotros y nuestra tolerancia hacia la mentira política. 

Jonathan Swift dijo que “al igual que el más vil de los escritores tiene sus lectores, el más grande de los mentirosos tiene sus creyentes: y suele ocurrir que si una mentira vive una hora, ya ha hecho su trabajo”. Verificado.mx es un paso más para que la verdad cojee menos.