artículo no publicado

El pueblo soy yo, caballerito

La semana pasada el Sr. Compañero Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Teniente Coronel Hugo Chávez, anunció su candidatura para las reelecciones presidenciales en el año 2012.

Durante su discurso, el Compañero Presidente Chávez exigió a los venezolanos “lealtad a mi liderazgo” con un argumento extraordinariamente sencillo:

Yo no soy yo. Yo soy el pueblo.

Dos días después de la espectacular metamorfosis, El Pueblo ordenó detener las transmisiones por cable de Radio Caracas Televisión (RCTV) –que no simpatiza con la ideología de El Pueblo– y otros cinco canales de TV, por no haber transmitido el sábado un discurso que El Pueblo dirigió al pueblo, como dice la AP.

La cadena RCTV, por cierto, había dejado de transmitir señal abierta en 2007 y sólo podía transmitir por cable.

La ley que castigó a esas televisoras había entrado en vigor tres horas antes. Es una ley que hace obligatorio transmitir los discursos que El Pueblo dirige al pueblo para ponerlo al tanto de lo que le interesa al pueblo. Son discursos que El Pueblo lanza cada dos o tres días y que pueden prolongarse hasta siete horas.

El pueblo aplaudió la medida. El Pueblo también.