El acelerador de partículas | Letras Libres
artículo no publicado

El acelerador de partículas

para Luciana

 

La última vez que nos besamos

recuerdo que pensé:

no sé cómo contar las dimensiones

del espacio,

no sé medirme contra el cosmos pero intuyo,

con esta risa íntima,

como guiñándome a mí mismo el ojo,

mi fértil nadería,

mi espléndido guarismo ante una cifra kilométrica.

Y encima de esa idea que se fugaba

pensé también que nuestro beso ahí,

en ese instante,

era como un impacto de partículas

que hubieran circulado muchos años,

y tal vez muchos siglos,

en el imperio de la vastedad.

Como un átomo loco porque nada,

como un hombre perdido porque nadie

fijó jamás un límite a su estancia.

La vida era girar

en un inmenso túnel que llamamos mundo,

en un bello circuito desdeñoso

que no registra nuestros parpadeos,

nuestro suspiro vespertino un miércoles

cualquiera.

Suelo poner las manos sobre el pasto,

en la banqueta,

pegado al tráfico de la ciudad,

para decir con todo el cuerpo: aquí,

como si deletreara

las coordenadas de ser yo,

como si diera pistas para que me hallaran.

Y entonces ese beso,

y entonces esos labios en los míos,

en esa vuelta velocísima del mundo,

en esa ciega circunvolución,

llegaron,

o llegó,

toparon con un átomo que igual

giraba locamente acelerado.

Duró un instante apenas,

una idea

que se construye conforme se fuga.

Eso pensé

la última vez que nos besamos. ~