artículo no publicado

Setenta años defendiendo el diálogo cultural iberoamericano

La revista Cuadernos Hispanoamericanos, que cumple siete décadas, comparte la vocación de pensamiento crítico transatlántico de la antigua Vuelta, creada por Octavio Paz, o Letras Libres.

La relación cultural entre América Latina y España no ha sido siempre idónea. Durante décadas, incluso siglos, como explica José Antonio Millán en un ensayo publicado en esta revista, el mercado del libro en español estuvo lleno de ineficiencias y problemas logísticos, que provocaron un escaso intercambio comercial de libros entre América Latina y España. Es algo que en cierto modo persiste: “las más importantes editoriales españolas están presentes en muchos países americanos, pero su papel fundamental ha sido vender en ellos libros españoles, y rara vez a la inversa.” A menudo la industria del libro español ha viajado a América Latina como embajador del país, más que para promover el intercambio cultural.

En 1948 nació la revista Cuadernos Hispanoamericanos, que este año cumple setenta años. Es, junto con la también viva Ínsula (creada en 1946) es una de las decanas de las revistas de literatura en castellano. Como explica su actual director, Juan Malpartida, Cuadernos Hispanoamericanos nace con la vista puesta en Hispanoamericana, pero no tanto, en principio, por un exceso de curiosidad hacia lo que se hace en los países hispanoamericanos como por el intento de proyectar una imagen de España y una influencia sobre los países de habla española.” No es algo extraño en la posguerra civil y en los años más duros del franquismo. Pero había muestras de reforma y apertura: se hicieron monográficos sobre Neruda o Machado, poetas que difícilmente encajan con la política cultural franquista. Como dice Malpartida, “si en 1948 la actitud de la revista era claramente anticomunista, en 1967 vio cómo su jefe de redacción recibía en la Cuba castrista el Premio Casa de las Américas”. Bajo la dirección del poeta Félix Grande, y posteriormente bajo la dirección del escritor argentino Blas Matamoro, el poeta Benjamín Prado (que introdujo autores más jóvenes) o del actual director, el también poeta Juan Malpartida, la revista se abrió a la literatura latinoamericana (y no solo) con menos complejos: se han hecho monográficos de Alfonso Reyes, Alejandro Rossi, nuevos autores peruanos, literatura cubana, venezolana...

En sus setenta años, Cuadernos Hispanoamericanos celebra la cultura iberoamericana e intenta superar la brecha que hay entre dos regiones “separadas por un mismo idioma”, por parafrasear a Bernard Shaw. En cierto modo comparte la misma vocación de la antigua revista Vuelta, fundada por Octavio Paz, y su sucesora Letras Libres: el pensamiento crítico transatlántico.

La revista, que forma parte de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), estrena web y celebra sus siete décadas con una larga entrevista a Mario Vargas Llosa, y textos inéditos de Antonio Muñoz Molina o Jorge Edwards. También refuerza su presencia en ferias como ARCO o la Bienal de Venecia, para internacionalizar las letras iberoamericanas, sin imposiciones ni provincianismos.


Tags: