artículo no publicado

multiversos

¿Seguimos escribiendo sonetos? Al realizar una encuesta en Facebook me di cuenta de que muchos poetas lo seguían haciendo. “El género ha evolucionado”, me dijo un estudiante alguna vez. Yo me quedé perpleja. La poesía y la literatura toda no son un Pokemón, le respondí: envejece, se transforma, se vuelve otra. ¿Debemos escribir sonetos después de Garcilaso o Quevedo? ¿Nos dicen algo aún? A mí, sí, e imagino que a muchos de los lectores, también. -Malva Flores

 

cada vez que te vas en lo que se abre

se eriza y te responde consternada

te constriñe a ser llama y no llamada
te dicta ser el sol cuando entreabre
te pide ser la tierra en que se labre

la luz donde te hacías más dañada
la lid con esa luz más apagada 
la voz cuando esa losa descalabre

cada vez que te vas el miedo es otro

más puro en tu deriva sin medida
más fijo en su razón de instante espurio

si nada es sólo el punto de partida
si caes bajo otras reglas al tugurio
si montas o te montan en el potro

cada vez que te vas el mundo escalda

con látigos y fuego y sangre y gritos
con confesión de todos tus delitos
con rastros en el pecho y en la espalda
con sólo ser quien todo lo respalda
con voces en los pasos de otros ritos
con fotos de otros mundos más bonitos

si miras qué hay debajo de esa falda

cada vez que te vas en otro rastro

se encienden las sirenas con desgracias

la ciudad no se enciende te aniquila

te lleva de la mano a las farmacias
te pregunta tus datos y te alquila
te vuela o te remonta si te arrastro

cada vez que te vas el juego rota

se vuelve demasiado entre más gente
se calienta las manos no la mente
se elige como triunfo en tu derrota

si aquello que hoy se dice y no se nota
si enfocas el dolor bajo otro lente
si gozas con lo bajo y repelente
si te usan o te exprimen gota a gota

cada vez que te vas en otra vida

te despojan de sombra sed y hambre

se siente con un tacto moribundo

te escuchan desde el nido en el alambre

se vive entre la daga que te hundo 

te buscan en la puerta de salida

cada vez que te vas en otra parte

hay quien dice tu nombre y se levanta
y hay quien te cree más pájaro que planta

más también de verdad con menos arte
más o menos de pie para besarte
más del tipo que llora coge y canta
más hincada después por pura y santa
más piedra contra el mundo al lapidarte

cada vez que te vas el tiempo cambia

si en horas de unos años sin minutos
si en idas del columpio en que te meces
si en golpes o palabras o tributos
si en años confundidos en los meses
si el juego del amor que se intercambia

Related notes block