artículo no publicado
  • En los primeros años del régimen soviético, más de cincuenta personalidades de la cultura fueron obligadas a exiliarse. Los “barcos de los filósofos” formaron parte de un plan proyectado y dirigido personalmente por el líder.