artículo no publicado
  • La crónica que hiciese Stendhal del cónclave de 1829 en que fue electo papa Pío VIII tiene mucha miga, aunque hay que reconocer que se voló la nota.
  • Esta crónica de Stendhal acerca del cónclave donde fue electo Pío VIII, en 1829, subraya la relativa y asombrosa inmovilidad del papado.
  • Aunque el comunismo chino fue un régimen genocida, recibió por muchos años la bendición de la intelectualidad occidental. A contracorriente, Simon Leys denunció sus crímenes para revelar una verdad que en su momento parecía impronunciable.
  • Sarduy y Paz, el cubano y el mexicano, el hierático y el tropicoso. Quizá ninguno de los discípulos de Paz sacó tanto provecho de la India paziana, como Sarduy, como lo demuestran todos y cada uno de sus textos indios.
  • Exiliado en Francia, Severo Sarduy no renunció a su lengua española y la continuó escribiendo en sus novelas de reputación indescifrable, en sus poemas eróticos, y en sus sorprendentes ensayos científicos y religiosos.
  • En esta novela solo hay dos personajes, la madre y la hija, el odio y el odio. Todo lo demás es literatura fantástica.
  • Con frecuencia los menos atractivos de los libros son aquellos firmados por muchos autores porque en realidad no fueron escritos por nadie. No es el caso, en verdad, de Una temporada de paraíso.