artículo no publicado
  • Horacio Quiroga mantuvo una intensa correspondencia hasta el final de sus días. Sus cartas muestran a un autor obsesionado con la vida salvaje, los pesares de la burocracia y su propio mito.